HISTORIAS

De Bélgica a Uganda, las empresas han estado devastando vidas y tierras locales —y pasándose la pelota después—. Es hora de poner sus delitos en el punto de mira. Estas son las historias que las empresas no quieren que oigas.